6 de abril de 2016

cien años de perdón




Título original: Cien años de perdón -  2016
País: España 

Director: Daniel Calparsoro
Guión: Jorge Guerricaechevarría
Reparto
    Rodrigo De la Serna, Luis Tosar, Raúl Arévalo, Patricia Vico, José Coronado, Joaquín Furriel, Marian Álvarez, Luciano Cáceres, Luis Callejo, Joaquín Climent



[lo que dice él:]

Magnífica peli de robo a banco complicada con la existencia de algo mucho más valioso que el dinero en una de las cajas de seguridad. Esto suscita diferencias entre  los dos cabecillas de la banda, magnífico Luis Tosar como siempre, y también entre los negociadores del otro lado, tanto policías como políticos. Se trata de una especie de Mcguffin pero que en este caso no es que carezca de valor, sino que el espectador es partícipe de cómo lo pierde.
Aportan buenas dosis de humor todos los actores argentinos, con su deje porteño pero sin ser irreconocible como a veces pasa en las pelis rodadas en su tierra.
En fin, mantiene la tensión con pequeñas píldoras de buen humor, cosa difícil de conseguir.


[lo que yo pienso:]

Esto de ver películas nuevas está muy bien. Llevábamos viendo una cuantas películas muy antiguas y claro, la técnica avanza: los planos, la imagen y todas esas cosas que los que no somos exepertos no sabemos explicar, han evolucionado y el contraste del salto en el tiempo, impacta.

Se trata de un atraco a un banco, me ha llamado la atención la cantidad de primeros planos, muchos, muchísimos primeros planos, que en principio, parecen más bien para películas de otro tipo.

Posiblemente por esto, o esto ayuda, enseguida te pones de parte de los ladrones, también ayuda que están robando a un banco, que no es que los bancos despierten muchas simpatías y menos después de la crisis económica a la que tanto han contribuido (atención al título) y para rematar, una de las rehenes es una directora a la que despiden friamente por teléfono y sin demasiadas explicaciones ni humanidad.

Y más recursos para que los ladrones nos caigan bien y encima hagan la película más divertida es que son argentinos, con ese hablar que nos seduce tanto a las mujeres.

Son bastante soeces, pero ese hablar argentino-soez soluciona el problema de un hablar soez español que ya no sería divertido.

En fin, una película recomendable: buena imagen, buenos actores, buena historia y dosis cómicas necesarias en estos tiempos tan dramáticos.










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿te gustó?