11 de diciembre de 2017

the square



Título original: The Square
Año: 2017
País:  Suecia
Dirección:  Ruben Östlund 
Guion: Ruben Östlund
Fotografía:  Fredrik Wenzel
Reparto Claes Bang,  Elisabeth Moss,  Dominic West,  Terry Notary,  Christopher Læssø,  Marina Schiptjenko,  Elijandro Edouard,  Daniel Hallberg,  Martin Sööder,  Linda Anborg,  Emelie Beckius,  Peter Diaz,  Sarah Giercksky,  Jan Lindwall








Partiendo del robo de una cartera como algo en principio inocuo, Ruben Östlund nos va abofeteando la conciencia con pequeños detalles de la vida cotidiana.

Prejuicios, pasividad ante las injusticias, falta de compromiso, desconfianza en la humanidad, todas esas situaciones que nos ocurren todos los días y que preferimos pasar de puntillas  para no incomodarnos en exceso.

De trasfondo, el engaño del arte contemporáneo: el protagonista, director creativo de un museo, presionado por una periodista para que explique unas declaraciones incomprensibles, acaba diciendo que cualquier cosa que se ponga en un museo, queda definida como arte.

Es una película que lanza los planteamientos a los espectadores para que hagamos algo con ellos, no hay un posicionamiento claro, no pretende dar lecciones de moral, sino que recopila situaciones y las une en una trama, para mi gusto, muy frágil, solo para provocar.

Y desde luego que consigue la provocación, algunas situaciones son muy inquietantes,  tanto que queremos verlas terminar lo antes posible y de otras solo vemos un flash.

Algunas escenas se presentan con cierto surrealismo, el director del museo aparece con un bebé en brazos en una reunión y la periodista tiene un chimpancé en casa, el cocinero de una cena llama al orden para que le escuchen en qué consiste el menú y cuando se pierden las hijas del protagonista, pide a un mendigo que le cuide las bolsas mientras las busca.

En medio de toda esa realidad incómoda, es un video de YouTube poco correcto lo que fuerza a dimitir al director creativo, parece que estamos en un momento en que nos importa más la corrección en los contenidos de las redes sociales, que la realidad por muy injusta que sea.

----------------------

Nos hemos encontrado con una historia , que te deja pensando al salir del cine, que da pie a, por lo menos, varias reflexiones.

Aunque se me quedaron grabadas varias historias mal acabadas, o mal conducidas, la trama principal creo que es un acierto que te deja un buen regusto.

Habla de dos cuestiones bastante dadas a la controversia, la primera referida a los límites del arte,  de entrada se nos recibe con una absurda exposición de montículos de gravilla, que en cierto momento se verá modificada por un limpiador, y sin complejos vuelta a reconstruir. O una perfomance que no se sabe si se le va de las manos al creador o al protagonista, para mí una de las tramas fallidas, para demostrar tanto la insolidaridad como el pánico.

La otra cuestión, quizá la principal, es la de la confianza en el prójimo. El protagonista, tras sufrir un atraco, en una actuación poco creíble, en lugar de avisar a la policía decide actuar por su cuenta, dando lugar eso sí, a una hilarante recuperación de lo robado, encontrando, sin embargo, más problemas añadidos. Aquí surge otro asunto que para mí cojea, que no es otro que el de un niño con lenguaje y maneras de adulto, que le recrimina su actuación.
Sobrevuela por toda la peli la cuestión de la confianza en los demás, especialmente entre distintas clases sociales, en un país como Suecia en el que seguramente estará bastante cuidada la cuestión de ayudas sociales y demás, pero donde sigue habiendo conflicto entre los desfavorecidos y los pudientes.

En resumen agradable de ver, aunque pelin larga, y de las que dejan poso para la reflexión.





















19 de julio de 2016

las sillas musicales



Título original: Les chaises musicales - 2015
Francia
Director: Marie Belhomme
Guión: Marie Belhomme, Michel Leclerc
Reparto: Isabelle Carré, Carmen Maura, Philippe Rebbot, Nina Meurisse, Laurent Quere, Arnaud Duléry, Emmanuelle Hiron



Un buen argumento desperdiciado.
La actriz protagonista es penosa, da ganas de decirle:
¡Para ya!
Todo el rato agobiada por nada, con la voz entrecortada, una bobalicona con la que no hay manera de enganchar.

Sin embargo la idea, ejecutada de otra forma, podía haber dado un resultado muy bueno:

Ir entrando en la vida de una persona que está en coma por tu culpa, ir conociendo sus cosas, su trabajo, su casa, su intimidad.

Carmen Maura tiene un persoaje secundario muy simpático, tendría que haber sido la protagonista y la película hubiera ganado mucho mucho.





1 de junio de 2016

smoke




Título original: Smoke - 1995
Estados Unidos
Director: Wayne Wang  Guión Paul Auster

Reparto: Harvey Keitel,  William Hurt,  Stockard Channing,  Forest Whitaker,  Harold Perrineau Jr.,  Ashley Judd,  Giancarlo Esposito,  Victor Argo,  Erica Gimpel,  Clarice Taylor,  José Zúñiga,  Malik Yoba,  Mary Ward,  Jared Harris,  Stephen Gevedon,  Howie Rose






Me gusta como todo lo que tiene que ver con Paul Auster.


Historias que se entrecruzan, lo importante del azar, hechos en apariencia intrascendentes que marcan vidas.

25 de mayo de 2016

mientras seamos jóvenes












Título original: While We're Young - 2014
Estados Unidos
Director: Noah Baumbach
Reparto: Ben Stiller, Naomi Watts, Amanda Seyfried, Adam Driver, Charles Grodin, Brady Corbet, Maria Dizzia, Dree Hemingway, Adam Horovitz, Adam Senn, James Saito, Ryan Serhant, Greta Lee, Ashley James, Matthew Maher








Peliculero:


Curiosa película que te deja un regusto ambivalente, de no saber si estás ante una comedia amarga o un drama light, que te hace valorar a los hipsters por su atrevida vuelta atrás con los vinilos y las actitudes retro para después despreciarlos por su manipulación constante.

Una pareja de cuarentones están en una crisis de identidad ante la perspectiva de que no tienen/quieren hijos lo que les va separando irremisiblemente de sus amigos para los que parecen ser (los hijos) el centro de sus vidas. A la vez, Ben Stiller (curioso verlo fuera de sus papeles pseudocómicos de juventud) autor de documentales, está en otra crisis paralela creativa,  cuando conoce a un autor veinteañero, y con él y su pareja entablan una extraña relación que parece que les rejuvenece.

La peli transcurre entre buenos golpes humorísticos por la curiosa afición retro de los mas jóvenes y la buena disposición de los maduros a cualquier avance tecnológico. Pero en su relación, se va viendo que por mucho hip-hop o fiesta con chamanes a las que acudan, no por eso van a volver a saborear las mieles de la juventud, aun con todos los sombreros que quieran ponerse.

Adorna el director la historia con la idea de la grabación del documental, que parece que el joven arrebata la idea de Stiller, en lo que al final se concluye que tampoco los ideales de la juventud eran tan puros. Creo que esta trama, sin embargo, es un poco liosa.

Y lo peor, para una peli que parecía que podía dejar un buen sabor de boca, es un final como de vuelta al redil de los maduros con la adopción de un crío, como si eso fuera el culmen de la madurez, creo que desvirtúa lo poco de rompedora que pudiera tener la historia.


Peliculera:

Ahora, después de varios días de haber visto la película, me gusta menos.
Me entretuvo, pero ahora la recuerdo como una superficial forma de tratar el planteamiento de tener hijos. Es cierto que la mayoría de la gente no nos podemos resistir a tener descendencia, nos llama la maternidad y no hay demasiado planteamiento vital en lo que es la decisión más importante de nuestras vidas, pero con la oportunidad de contarlo en una película, podían haberle sacado mucho más jugo y trascendencia, incluso con el mismo tono divertido.

Para mi gusto falta autenticidad, en el amor de pareja, en sus crisis vitales..., eso sí todo los ambientes eran estéticamente envidiables, yo también quería ese loft, esa ropa vintage, esos trabajos tan creativos y esas tardes descuidadas con amigos.

Agradable, pero creo que poco profunda, con ese barniz de convencionalismo que tan bien saben dar los americanos a la vida.

19 de mayo de 2016

Yo, Earl y Raquel


Título original:  Me & Earl & the Dying Girl

Año: 2015   Estados Unidos

Director:  Alfonso Gomez-Rejon

Reparto:  Thomas Mann, Olivia Cooke, RJ Cyler, Nick Offerman, Connie Britton, Molly Shannon, Jon Bernthal, Katherine C. Hughes, Matt Bennett, Masam Holden, Bobb'e J. Thompson, Chelsea T. Zhang, Gavin Dietz, Edward DeBruce III



Una historia que ensalza la amistad, básicamente entre adolescentes, más en concreto entre un chico que quiere pasar desapercibido en el último año de instituto y una chica a la que su madre obliga a visitar por padecer una enfermedad. Además incluye la amistad previa de este chico con otro de inferior nivel social, que también se involucra, aunque menos, con las visitas a Raquel, sobre todo en el proyecto de hacer un corto sobre ella y su entorno.
Los dos chicos ya tienen una colección de cortos que son como parodias de grandes films, aunque habría que ver la peli otra vez con mas calma para coger todos los que han hecho, con títulos que se asemejan a los auténticos pero se ve que el autor homenajea. Todos ellos en clave de comedia, cosa que adereza una ya de por sí historia contada a base de golpes de humor, creo que bastante bien logrados, como ejemplo el globo involuntario que se pillan con el brebaje del profesor de confianza.
Pero el hilo principal del argumento es la relación con Raquel, no exenta de comicidad, pues se supone que el chico debe animar a la enferma, a veces lo logra y a veces no, más conforme se afianza la amistad.
Magnífica película, muy bien combinados los trazos de alegría con la tristeza de la enfermedad.


.../...


Yo diría que es una película muy triste. Preciosa pero triste, de las que se llora a moco tendido.
Parezco la pelma de los títulos originales, pero en esta película es muy patente que el título original "Yo y Earl y la chica moribunda" es el título perfecto para una película que trata la enfermedad terminal de una adolescente, sin intentar edulcorar demasiado la pérdida. No tiene ningún sentido suavizar el título quitando la palabra moribunda.

El protagonista es un tipo muy creativo que conoce sin querer a una chica muy creativa, por fin congenia con alguien y va y la chica se muere. Para colmo una vez que se ha muerto y revisando sus cosas, se da cuenta de que es una chica mucho más especial de lo que parecía. Todo contado con mucho ingenio, se les coge un cariño especial a los personajes.

Coincido con F. en que habría que ver algunas secuencias más despacio y fijarse en los guiños.

Lock



Título original: Locke - 2013
Reino Unido
Director: Steven Knight
Guión: Steven Knight
Reparto:  Tom Hardy, Olivia Colman, Ruth Wilson, Andrew Scott, Ben Daniels, Tom Holland, Bill Milner



Película-Experimento.
Para mi gusto con resultado exitoso.

Un solo actor te mantiene en vilo durante toda la película.

Da un poco ganas de conocer al resto de personajes que nunca aparecen, pero creo que de eso se trata.

Buenísima interpretación de Tom Hardy.


.../...

Creo que a mi compañero filmográfico no le gustó tanto:

Película sobre la responsabilidad, titularía yo. Nos presentan a un encargado de obra, que al día siguiente se enfrenta a una de las más importantes misiones de su carrera, sobre todo económicamente, pero la tarde anterior se entera de que su amante va a dar a luz un hijo suyo, que está sola, y decide trasladarse a acompañarla en esa tesitura, dejando la obra en manos de un encargado y tratando de resolver los problemas desde la distancia.
Asimismo debe resolver los problemas con su propia familia, que le espera para ver un partido de fútbol importante, en el que no solo sus hijos, sino también su mujer, se ve que poco aficionada, se ha involucrado poniéndose la camiseta de su equipo yen esas circunstancias debe comunicarle a dónde va y porqué.
Entre medio se vislumbra un pasado tormentoso con su padre, que parece no tenía depositada ninguna confianza en el protagonista, un Tom Hardy por cierto que debe cargar con mucho peso en este proyecto, y a mi entender lo logra con creces, manteniendo la calma casi en cualquier circunstancia adversa, a excepción de las charlas con su difunto padre.
Sin embargo, la atípica forma de narración, que quiere ser novedosa, y sin duda lo es, para mí se hace muy claustrofóbica y repetitiva, quitándole posibilidades a la historia.

27 de abril de 2016

the blues brothers




Título original: The Blues Brothers-  1980
    Estados Unidos
Director:  John Landis
Reparto: Dan Aykroyd, John Belushi, Henry Gibson, Carrie Fisher, James Brown, Kathleen Freeman, John Candy, Aretha Franklin, Ray Charles, Charles Napier, Cab Calloway, Steve Cropper, Donald "Duck" Dunn, Murphy Dunne, Willie Hall, Tom Malone, Lou Marini, Matt Murphy, Alan Rubin, John Lee Hooker, Steve Lawrence, Twiggy, Frank Oz, Jeff Morris, Steven Williams, Armand Cerami







Teníamos pendientes dos películas raras que nos estaban produciendo un atasco, por lo que hemos decidido dejarlas a un lado para poder seguir con esta empresa. Una era Clerks, que la definen como película de culto, pero para mi gusto es tan soez que la película en sí se me iba quedando en segundo plano, la otra Cómo ser John Malkovich, muy rara, empieza bien, con un surrealismo original, pero luego desbarra bastante, ya me ha pasado en varias películas que después de empezar bien, es como si el director se fuera creciendo y la fastidiara, vamos con Blues Brother.


Blues Brother es en palabras de mi socio:



Esencialmente rítmica y gamberra, excesiva en todo, tanto en coches como en personajes, destaca por la irreverencia y se asemeja a un comic en el que,  pese a la multitud de desastres que  concurren, nadie sale herido.

Y, por encima de todo, una música y unos intérpretes en los que, aunque no seas seguidor de esa música en particular, casi todas las canciones nos suenan, estan en nuestro ADN, y los pies se te van solos con el ritmo. Un soplo de vida.



Y yo comparto. Aunque en el mismo ADN no tengo la música de los blues brothers, me gusta y me da marchilla: https://play.spotify.com/artist/1cHFz6lrt7KAsBV8j2Ny1g


Llena de regalitos musicales: James Brown, Ray Charles y sobre todo me ha gustado Areta vestida de camarera desaliñada y hasta con manchas de grasa montando un divertido numerito musical.


Los protagonistas inconfundiblemente vestidos de negro, en esa manera tan característica de moverse por la vida con una moral propia y esa forma de bailar tan espectacular que tienen, nos hacen conectar enseguida con nuestra parte inconformista, en la frontera de lo exagerado con lo cómico.


Lo que es verdaderamente excesivo e impresionante es la cantidad de coches que destrozan, me pregunto qué presupuesto habrán manejado.


De esas películas que tarde o temprano hay que ver.