27 de abril de 2016

the blues brothers




Título original: The Blues Brothers-  1980
    Estados Unidos
Director:  John Landis
Reparto: Dan Aykroyd, John Belushi, Henry Gibson, Carrie Fisher, James Brown, Kathleen Freeman, John Candy, Aretha Franklin, Ray Charles, Charles Napier, Cab Calloway, Steve Cropper, Donald "Duck" Dunn, Murphy Dunne, Willie Hall, Tom Malone, Lou Marini, Matt Murphy, Alan Rubin, John Lee Hooker, Steve Lawrence, Twiggy, Frank Oz, Jeff Morris, Steven Williams, Armand Cerami







Teníamos pendientes dos películas raras que nos estaban produciendo un atasco, por lo que hemos decidido dejarlas a un lado para poder seguir con esta empresa. Una era Clerks, que la definen como película de culto, pero para mi gusto es tan soez que la película en sí se me iba quedando en segundo plano, la otra Cómo ser John Malkovich, muy rara, empieza bien, con un surrealismo original, pero luego desbarra bastante, ya me ha pasado en varias películas que después de empezar bien, es como si el director se fuera creciendo y la fastidiara, vamos con Blues Brother.


Blues Brother es en palabras de mi socio:



Esencialmente rítmica y gamberra, excesiva en todo, tanto en coches como en personajes, destaca por la irreverencia y se asemeja a un comic en el que,  pese a la multitud de desastres que  concurren, nadie sale herido.

Y, por encima de todo, una música y unos intérpretes en los que, aunque no seas seguidor de esa música en particular, casi todas las canciones nos suenan, estan en nuestro ADN, y los pies se te van solos con el ritmo. Un soplo de vida.



Y yo comparto. Aunque en el mismo ADN no tengo la música de los blues brothers, me gusta y me da marchilla: https://play.spotify.com/artist/1cHFz6lrt7KAsBV8j2Ny1g


Llena de regalitos musicales: James Brown, Ray Charles y sobre todo me ha gustado Areta vestida de camarera desaliñada y hasta con manchas de grasa montando un divertido numerito musical.


Los protagonistas inconfundiblemente vestidos de negro, en esa manera tan característica de moverse por la vida con una moral propia y esa forma de bailar tan espectacular que tienen, nos hacen conectar enseguida con nuestra parte inconformista, en la frontera de lo exagerado con lo cómico.


Lo que es verdaderamente excesivo e impresionante es la cantidad de coches que destrozan, me pregunto qué presupuesto habrán manejado.


De esas películas que tarde o temprano hay que ver.


















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿te gustó?